Nacionales

Reprimen a inundados de Pergamino que pedían atención

represion a inundados

Vecinos de Pergamino denuncian la represión a familias afectadas por la inundación que requerían baños, alimento y colchones. Se registraron dos detenidos por el corte de ruta y heridos que no quieren atenderse en los hospitales por temor a represalias de las fuerzas de seguridad.

Por Jorge Giordano para Agencia Paco Urondo

Entrevista con Christian Juhant, vecino de Pergamino presente en la contención de las familias afectadas por la inundación y reprimidas el lunes 26 por Gendarmería y Policía Bonaerense.

APU: ¿Cómo empezó la situación el domingo?

Christian Juhant: El agua empieza a amenazar la ciudad a partir del domingo, ya habían anunciado el desborde del agua. El arroyo de Pergamino pasa por el medio de la ciudad. Se suman los canales clandestinos, no regularizados, y eso también ayudó al desborde. Después de que se inunda el lugar, gente de la zona ribereña se empieza a juntar en Mazzei y Ruta 8 porque la situación era insostenible. Ahí nosotros empezamos a comunicarnos con funcionarios para que traigan abrigo y alimento. Pedimos baños químicos. Había chicos, madres, embarazadas, familias enteras. Y nos prometen la ayuda necesaria para el lunes a las 9 AM.

APU: ¿El lunes la situación siguió igual?

CJ: Llega la hora y no hay respuesta, seguía lloviendo. La gente le avisa a la Gendarmería y al grupo GAD que van a cortar la ruta, y deciden hacerlo de forma parcial. Después avisan que si no llegan las cosas, van a cortar toda la ruta, cosa que hacen.

APU: ¿En ese momento avanzan las fuerzas de seguridad?

CJ: Sí, pasados 15 o 20 minutos del corte total empieza la represión. Con palos, balas de goma, gas pimienta. Hubo que asistir heridos, conseguimos que venga una ambulancia y consignaron “herido de bala de goma” pero no quisieron agregar “por represión policial”. Hay heridos que no se quieren atender por miedo a que los detengan. Un compañero tiene abierta la cabeza por las balas y los palazos y no se quiere ir a coser la cabeza en un hospital. Y si no va al hospital tampoco podemos dar cuenta de la represión.

Ahí llegamos compañeros de otro barrio, paramos la represión. Empezamos a hablar con la policía y esperamos nuevamente la respuesta de los funcionarios. Los medios nacionales mostraron las imágenes e hicieron que los funcionarios trajeran arroz, fideos. Pero la gente no tenía nada, no pueden cocinar, tienen las casas abajo del agua. Necesitan comida caliente. No llegó ningún funcionario de primera ni segunda línea.

Se hicieron las 6 de la tarde y no llegó nada, la gente quería cortar de vuelta la ruta. Hablamos con la Gendarmería, el grupo GAD y la Bonaerense, planteándoles que necesitamos una respuesta. Ahí cortamos de nuevo parcialmente la ruta. A las 8 de la noche llegaron dos baños químicos. Después llegaron cincuenta bidones de agua. Empezamos a pedir agua potable, velas, colchones, abrigo y lavandina. Lo único que llegó a lo último fueron viandas, nada más.

Hoy a la mañana retomamos la negociación a partir de la exposición en los medios nacionales. Con la opinión pública de alguna manera a favor pudimos plantarnos de otra manera. Hoy martes a las 6 de la tarde llegaron colchones y bolsas de alimentos.

APU: ¿Cuántas son las familias afectadas?

CJ: Hablamos de 350 o 400 familias, y han sido asistidas como corresponde sólo 50 familias. Nunca le dan una solución real a todas las familias. A algunas sólo le llegan viandas, a otras alguna cosa. Las van desgastando.

APU: ¿Hubo detenidos por la represión?

CJ: Se llevaron detenidos a dos compañeros, hoy logramos que los liberaran. Estamos viendo si les van armar una causa federal. Los detuvieron en el medio de la represión, por cortar la ruta. Estuvieron toda la noche en la comisaría 1era. Estamos esperando que se acerquen concejales y funcionarios para ponerse al tanto y contener a estas familias, y en especial a estos compañeros detenidos a través de los que quisieron judicializar la protesta.

Escribir comentario